Select Page

Hoy tenemos más del glosario.

Albala.-  Carta real por la que se concedía alguna merced.

Merced.- Dádiva o gracia que los reyes o señores hacían a sus vasallos.

Capitán de Armas.- Sargento nombrado en cada compañía, para reconocer el estado del armamento.

Capitán de Banderas.- En la armada, quien mandaba y gobernaba el navío donde iba el general.

Capitán de Corazas.- El que en los siglos XVI y XVII, mandaba la compañía de soldados que cubiertos de tales defensas.

Coraza.- Armadura de hierro o acero, compuesta de peto y espaldar.

Capitán de Guardias de Corps.- El que mandaba con inmediata subordinación al rey una compañía de Guardias de Corps.

Corps.-  Voz que se introdujo en España solo para nombrar algunos empleos, destinados principalmente al servicio de la persona del rey.

Capitán de Lanzas.- El que en los siglos XV y XVI mandaba una compañía de soldados armados de lanzas.

Catastro.- Se trata de la contribución real que pagaban nobles y plebeyos, que se imponía sobre todas las rentas que fijas y posesiones que producían beneficios anuales.

Cruzado.- Era el caballero que por haber ingresado a una Orden Militar ostentaba la cruz de la misma. Se llamó así también a los que participaron en las Cruzadas.

Chapín de la reina.- se exigía este tributo en Castilla, al “estado llano”, es decir al pueblo, para los gastos de las bodas reales.

Doncel.- El joven de la nobleza que todavía no había sido armado caballero.

Feudo.- Consistía en el contrato por el cual un señor feudal daba  alguien unas tierras en usufructo, pero en cambio exigía obediencia y vasallaje y le obligaba a prestarle el servicio militar en todo aquello que precisara el feudatario.

Fuero de los Hijosdalgo.-  Fue el que se determinó en Nájera en 1138, por el que se establecieron las prerrogativas de la soberanía, declarándose los mutuos derechos entre la nobleza y el abolengo y señorío de behetría, divisa y solariego, y los de los señores con sus vasallos, con lo que se pretendía corregir abusos y poderes de la nobleza.

Behetría.- En lo antiguo, población en la que cuyos vecinos podían recibir por señor a quien quisiesen.