Select Page

DE LA NOBEZA TITULADA

Durante el reinado de don Alfonso XI, en castilla comienza a introducirse las dignidades de Condes y Duques, como títulos nobiliarios y no como oficios de gobierno, milicia y palacio. El rey don Alfonso XI concedió los condados de Trastamara, Lemus, Alburquerque y Aguilar. El rey Don Enrique II restableció la dignidad de Duque, creando Duque de Benavente a su hijo don Fadrique, y Duque de Trujillo a su valido don Álvaro de Luna.

duque-de-gandia.jpg

El primer Marqués de Castilla fue el maestre de Santiago, don Juan Pacheco, con denominación de Marqués de Villena por gracia concedida por Don Enrique II.

Los títulos de Vizconde y de Barón fueron muy raros en Castilla después de los tiempos feudales, (no siendo así en Aragón y Cataluña), no concediéndose ninguna dignidad de Barón en Castilla con anterioridad al Emperador Don Carlos I. Y aún después (año 1653). Existe en el Archivo Histórico Nacional, en la Sección de Consejos, un asiento de consulta por don León Zurco sobre pretensión de título de Barón, que fue negada “por no concederse dicho título en Castilla”.

Los títulos de Castilla eran liberados desde muy antiguo por la Cámara de Castilla y su Secretaría de Gracia; los de Aragón se liberaron siempre por el Consejo de Aragón hasta el año 1707, cuando este fue suprimido. Los títulos de Castilla siempre fueron personales, y los de Aragón reales, por basarse el título en un territorio o feudo del que fuera poseedor el caballero elevado por el Rey a la categoría de título del Reino. El artículo 24 de la Constitución de 1876, así como el 1º. del Real decreto de 1912, reconocen que “corresponde al Rey conceder Grandezas de España y Títulos del Reino, así como cualesquiera otros honores y distinciones”; pero según este mismo Real decreto de 1912, la Diputación y Grandeza de España había de ser oída en las concesiones de Grandezas y Títulos que no se concediesen para premiar servicios extraordinarios y para rehabilitaciones y sucesiones no directas. También había de ser oído el Consejo de Estado, y en algunos casos excepcionales la Real Academia de la Historia. En España los Títulos nobiliarios fueron suprimidos el 25 de mayo de 1873, por don Nicolás de Salmerón, restableciéndose su uso por Real decreto de 25 de junio de 1874, que reservaba a las Cortes la concesión de nuevos Títulos, que volvió a ser prerrogativa regia el 6 de enero de 1875, y el 1 de junio de 1931, por el Gobierno provisional de la segunda República.

La ley del 4 de mayo y el Decreto del 4 de junio de 1948, restablecen el uso de los Títulos nobiliarios, juntamente con la legislación vigente con anterioridad al 14 de abril de 1931. La ley de 4 de mayo de 1948 reconoce la validez de los títulos Carlistas y de aquellos otorgados por Reyes españoles en territorios que pertenecieron a la Corona de España.