Select Page

ORDEN DE CALATRAVA

Siendo librada la Villa de Calatrava por el Rey Alfonso “el Emperador”,  tuvo a bien dar la Mezquita  mayor al arzobispo de Toledo, a fin de que la  consagrase en iglesia, y encomendó la defensa de la plaza, en 1150, a los Caballeros Templarios. Eran éstos por sus riquezas muy poderosos  y por su esfuerzo y arrojo muy temidos. Pero una vez muerto el Rey Alfonso, los musulmanes pusieron todo su esfuerzo en la reconquista de Calatrava, y así Abd el Múmen se aprestó para forzar la línea del Guadiana. Tal potencia mostraron que Calatrava se tuvo por perdida y los Templarios rehusaron, juzgando lo mas prudente abandonarla.

Por lo tanto la Orden del Temple devuelve la villa fuerte de Calatrava al Rey Sancho. La situación se tornó gravísima. Si se perdía Calatrava, la amenaza árabe se cernía sobre Toledo, y cuanto había reconquistado el Rey Alfonso VII, iba camino de perderse. El Rey Sancho proclamó que Calatrava sería entregada en propiedad a quien decidiera defenderla, convocando un Consejo con sus nobles, en el cual se hallaba don Raimundo, Abad de Santa María de Fitero y un monje llamado Diego Velázquez, burgalés de la Bureva, hidalgo y noble, soldado del Rey Alfonso, y famoso por sus hazañas. A la vista del silencio con que los nobles acogieron la propuesta, despertados los sentidos bélicos del monje Velázquez, sacó aparte al abad Raimundo, y acabó por persuadirlo para que pidiera Calatrava.

cruz-de-calatrava.jpg Así lo hizo, lo que a muchos pareció temeridad o locura.Así fue como se instituyó la Orden de Calatrava el 1 de enero del año 1158, reinando Don Sancho III, por Raimundo de Fitero, y confirmada por el Papa Alejandro III, en septiembre de 1164. Su primera finalidad fue defender la región toledana de los ataques de los moros. En los primeros tiempos de la Orden, los caballeros hacían los tres votos religiosos ordinarios y permanecían célibes, hasta que en 1540, el Papa Paulo III les autorizó para que se casasen, como los demás  caballeros de las otras Ordenes Militares de España. A imitación de estas, en 1652, añadieron a sus votos el de defender la Inmaculada Concepción de María Santísima.

Fue la Orden de Calatrava, después de la de Santiago, la más rica de las Ordenes españolas. Los Reyes Católicos también incorporaron su Maestrazgo a la Corona, con la aprobación del Papa Inocencio VIII. Su insignia es una cruz de gules flordelisada.