En la conquista de Mallorca, en el año 1285, aparece don Jaime Domingo, rico propietario establecido en la villa de Selva, que juró obediencia al Rey Don Alfonso II de Aragón, como diputado; don Berengario Domingo, Jurado de la Ciudad y Reino de Mallorca, en el año 1312, por el estandarte de ciudadanos y el padre Jaime Domingo, Inquisidor de Mallorca, Rosellón y Cerdeña, en 1537. Este linaje fue probado en la Orden de Santiago por Alonso López de Molina y Martínez Domingo, natural de la Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real), en 1642, y por don Gabriel de la Borda y Urrujuli de Gabiso y Domingo, natural de Lesaca (Navarra), en 1698.
Sus armas: En campo de oro, seis roeles de azur. Bordura  de gules con ocho aspas de oro.

paypal_butt_big2