Select Page

Buenas tardes, en México todos sabemos quien fué el General Francisco Villa, en los Estados Unidos de Norteamérica, también es bastante conocido, y creo que muchas personas de Europa han oido de él. Recuerdo que en mi juventud mi padre me platicó que en el Estado de Chihuahua, donde vivió y fué muerto Francisco Villa, en el centro de la ciudad se encontraban campesinos vendiendo la cabeza de Pancho Villa, y que más de un  turista las compraba.

Pues hoy les tengo fotos de mi nieto que en un festival del kinder caracterisó a Francisco Villa.

francisco-villa-1.jpg“Afusílenlo luego averiguamos”

francvisco-2.jpg “A que viejas estas hombre”

francisco-3.jpg Pancho Villa con dos viejas a la orilla.

Los pie de foto, son expresiones que uno conoce a través de las películas, que quizás seán parte de la leyenda, pero independientemente de lo que se diga de su bárabro proceder en ocasiones, no deja de ser el más grande personaje de la historia de México, admirado por muchos entre ellos mi padre (q.e.p.d.) y mi nieto, al igual que yo. En un ntiempo que trabajé en un centro de reciclaje en Texas, llegó a mi un paquete de fotos de Francisco Villa, quizás 100, tiempo después puse un puesto en una pulga, en el que vendía cosas que había acumulado, entre lo que puse las citadas fotos, de repente comenzaron a comprarlas, pedían 2 o 3, y luego volvían por más, casi se acabaron, cosa que me sorprendió, hasta que uno de mis hermanos me dijo, que mucha gente hacía altares con imágenes de Pancho Villa.

Abril 22 de 2010.

Hoy tengo el gusto de incluir una historia sobre Pancho Villa, que me fué enviada por un buen amigo, el señor Demetrio Villarreal, la que estoy seguró a muchos les agradará como a mí.

Contaba mi abuelito que en cierta ocasión un Dorado de Villa se allega precipitadamente a donde el General y le dice, “Mi General, con la novedad que ya no caben más reclutas en el tren y se nos están quedando fuera más de la mitad”  A lo cual el General le responde. “Muy bien mi muchachito, entonces, afusílenme a todo aquel que no quepa” Cuenta la historia que después de lo dicho por Villa, sobró tren.