Apellido patronímico, derivado del nombre propio de Hernando, muy extendido por toda la Península y América. Probó su nobleza repetidas veces en las Ordenes de Santiago y Carlos III y en la sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid.

El Emperador Don Carlos I, concedió por privilegio dado en Valladolid a 8 de junio de 1538, el siguiente escudo de armas a don Gonzalo Hernández, regidor de la villa del Espíritu Santo (Nueva España); en campo de azur, un castillo de oro sobre ondas de agua de azur y plata, superado de una estrella de oro; bordura de oro, con cuatro rosas de gules con hojas de sinople.

paypal_butt_big2