Select Page
 
 
Por los años 1550 florecía en el reino de Navarra la ilustre casa de Palacios, descendiente de renombrados antepasados. Su antiquísimo palacio, conocido desde tiempo inmemorial, estaba en dicho reino en el lugar de Luquin, merindad y jurisdiccion de la ciudad de Estella. Sus ruinas, que se ven aún  hoy dia, revelan su antigua importancia y remota antiguedad. Allí fue la cuna de la casa de Palacios que florece actualmente en Azcoitia, sosteniendo con distincion la nobleza de un preclaro origen. Era tanta la consideracion de que gosaba la casa de Palacios, que en el año 1687 se concedió asiento en córtes, en el reino de Navarra, a los Acedo solo por ser descendiente por hembra de la de Palacios. Don Pedro de Palacios, presentó pedimento de hidalguía contra el consejo de la villa de Oñate en el año 1668, y en contradictorio juicio probó su nobleza por los cuatro costados tan completamente, que en auto y sentencia de 13 de agosto de 1668, se mandó que fuese admitido á la vecindad, honores, prerogativas, privilegios y distinciones que aquella villa suele dar á los demás caballeros hijos-dalgo de ella, repartiéndole los oficios de paz y guerra propios y peculiares de los mismos.
Las armas de esta ilustre casa son: Escudo de gules flanqueado por una aspa compuesta de dos hileras de jaqueles de oro y gules.
Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo II, página 274, Num. 1101
Madrid, 1857.

paypal_butt_big2