POMAR

El rey Don Sancho Ramirez de Aragón, que floreció en la segunda mitad del siglo XI, dió por los años de 1081 el condado de Javiere y Latre a un deudo suyo, llamado Pedro Giménez de Pomar, el primero que aparece en la historia con este apellido; por lo cual debe conciderarase como tronco y principal ascendiente de este ilustre linaje de Pomar, cuyo antiguo solar  infanzonado radicó en las montañas de Jaca, en el reino de Aragón, y cuyos esclarecidos descendientes fueron ricos-hombres de pendón y caldera, y calidad que se consideraba en aquellos tiempos aproximadamente como en los nuestros la de grande de España. Esparcidos los hijos de dicho solar en varias provincias, han manifestado en todas partes con preclaros hechos y nobles hazañas de hidalguía de su generosa y regia estirpe, siendo muchos los que a semejanza del animoso y prudente Ulises, y según la feliz expresion de arzobispo de Cambray, se han distinguido no menos por su valor en los combates que por su prudencia en los consejos . Un hijo de Pedro Giménez ganó a los moros el lugar de Sadillas; y en premio a su valor le dió el señorío de dicho lugar el referido rey Don Sancho Ramírez. En el siglo XIII florecieron algunos insignes hijos de la casa de Pomar, y prestaron señalados servicios a su deudo el rey Don Jaime de Aragón, ya en los bandos y disturbios que al principio de su reinado promovieron algunos ricos-hombres, ya más adelante en sus guerras con los moros, En el año 1225, persiguiendo el expresado rey Don Jaime a Don Pedro de Ahones, que después de faltarle al debido respeto y obediencia, se habáa escapado para no dejarse reducir a prisión; entre los pocos caballeros que acompañaban al rey, se hallaba Domingo López de Pomar, caballero mesnadero de su real casa, le acompañó en su entrada en Huesca. Gil de Pomar le sirvió en las guerras contra los moros de Valencia, y pobló el lugar de Carpesa. Nos parecen además dignos de mención Carlos de Pomar, que al frente de mucha caballería asistió a la jura del rey Don Miguél en las córtes de Zaragoza, y en la memorable de los Reyes-Duques: Don Martín López de Pomar, rico-hombre, gobernador de la villa de Epila, uno de los caballeros de más valor y mérito de su tiempo: Pedro Giménez de Pomar, tan célebre en lo político como en lo militar, elegido por el rey Don Pedro IV de Aragón para proceder a castigar a los culpados de la unión de Algecira, siendo después capitán y defensor de las montañas de Jaca por la parte misma donde radicaba su casa solar infanzonada, mereciendo por sus altos hechos ser aclamado y apellidado padre de la patria: Gimen Pérez de Pomar, que asistió al juramento de los archiduques en las córtes de Zaragoza.
Son las armas de este esclarecido linaje de Pomar, un escudo de oro, y en él cinco pomas ó manzanas puestas en sautor, de color sangre, con el pezón de sable.
-xxx-
Mosen de Febrer señala las mismas armas, con la sola diferencia de poner trocads los colores, así: escudo de gules y las cinco manzanas de oro.

Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo II, página 237, Num. 1031
Madrid, 1857.

paypal_butt_big2