Select Page

EJERICA

Ejérica.- Antiguo y nobilísimo linaje de Aragón, de la regia estirpe de Don Jaime I, llamado el Conquistador, como se desprende del siguiente pasaje de Zurita:
“Es cosa muy señalada y digna de memoria la que escribe un autor de sus tiempos en la relacion que hace de sus grandes hazañas, que fué tan celoso del servicio de Dios y del culto divino, que en las conquistas que hizo de los reinos de Mallorca, Valencia y Murcia, se fundaron por su gran devocion dos mil iglesias: y así Nuestro Señor alargó su vida, de manera que reinó sesenta y tres años. Y lo que es cosa de gran maravilla, casi dese su niñez,  hasta el año en que murió, ejercitó la guerra; y con toda la verdad se puede afirmar que fué uno de los mas valerosos príncipes que en hecho de la caballería se han señalado en la cristiandad. Tuvo contra moros treinta batallas campales; y así con justísimo título le llamaron el Conquistador. Tambien en toda gentileza y cortesanía escedió a todos los caballeros de sus tiempos; y ninguno se le igualó en la disposicion y hermosa compostura de su persona. En su testamento, que se otorgó en Mompeller á veinte y seis de agosto de mil doscientos y sesenta y dos, confirmó las donaciones que hizo á los infantes sus hijos y á los que hubo de Doña Teresa Gil de Vidaure, que declaró por su testamento ser legítimos, que se llamaron Don Jaime y Don Pedro: Al mayor dejó los castillos y villas de Ejérica, Toro, Eslida, Becho, Ahin, Suera, Trarizara y otros lugares, que se llamaron  la baronía de Ejérica; y al menor instituyó heredero en el castillo y villa de Ayerbe, Luesia, Ahuero, Lijo, Artasfo, Castellon de Siesta y Bureta, y en las villas y castillos de Azuer, Cabañas y Boquiñien, declarando, que en defecto de sus hijos legítimos sucediesen los de una casa  á la otra; y si en ambas faltasen, recayesen estas baronías en la corona; y en caso que los infantes Don Pedro y Don Jaime muriesen sin dejar hijos legítimos sucesores, los nombra y sustituye en sucesion de los reinos y señorios de la corona de Aragon. No embargante esto, y que en su testamento declara ser legítimos y que vivió con doña Teresa Gil, su madre, mucho tiempo después de la muerte de la reina Doña Violante, y parece haber sido velados, se quiso el rey apartar della, y se trató el pleito procurando el divorcio. Y siendo sentenciada por el juez ordinario la causa del matrimonio en favor de Doña Teresa, un año antes que el rey falleciese, envió su procurador a la corte romana para seguir el pleito: Tuvo en el mismo tiempo consigo á Doña Berenguela Alfonso, hija del Infante Don Alfonso, señor de Molina; y segun se refiere en su historia, pensaba en estar con ella sin pecado, como debe estar el marido con su muger. Antes de esto tuvo dos hijos; á Don Fernan Sanchez, á quien Fray Pedro Marsilio llama natural, y le tuvo en una dueña de gran linage, de los de Antillon; y de este descienden los de la casa de Castro, que tuvo un heredamiento, y despues de Don Felipe Fernandez, su hijo. Tuvo en otra dueña principal, que se llamó Doña Berenguela Fernandez, otro hijo natural, que fué Don Pedro Fernandez; á este dejó la baronía de Híjar, y sus sucesores tomaron aquel apellido. Casó en su vida á Don Jaime, señor de Ejérica, con Doña Elisa, hija de Don Alvar Perez de Azagra, señor de Albarracin; y a Don Pedro señor de la baronía de Ayerbe, con Doña Aldonza de Cervera, hija de Don Jaime de Cervera, que tuvo en Cataluña algunas villas y castillos, cuyos descendientes tomaron el apellido de Ejérica y Ayerbe, lugares principales de sus baronías.”
Se ve, pues, que Don Jaime el Conquistador no solo consideró como legítimos á sus dos hijos Don Pedro y Don Jaime, habidos de Doña Teresa Gil de Vidaure, más aún los declaró idóneos para suceder á la corona de Aragón en caso de que los infantes Don Pedro y Don Jaime, hijos tambien suyos y de su esposa la reina Doña Violante, muriesen sin dejar legítimos sucesores; y que de estos dos infantes procedieron las ilustres casa de Ayerbe y Ejérica. Lo mismo se lee en las preciosas trobas de Mosén Jaime Febrer, acreditado autor contemporáneo de aquellos príncipes, sin más diferencia que la de mudar los nombres, dando á uno y á otro el de Pedro, mientras que Zurita da este al que fué señor de los estados de Ayerbe, y el de Jaime al que lo fué de los de Ejérica. Y las armas que señala son: En campo de oro cuatro palos ó  barras de Aragón; y en bordura de oro seis escudetes de plata bandados de azur, que son de Vidaure.

Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo III, página 36, Num. 1172
Madrid, 1857.

paypal_butt_big2