Select Page

SEPTIEM

Septiem. Dos príncipes de Noruega, arrojados en las costas cantábricas por una deshecha tempestad, arribaron al puerto de Santander y desembarcaron con su gente en un punto llamado Pedreña. Los naturales del pais, con ánimo sin duda de apoderarse de sus riquezas, ó temiendo acaso que invadiesen sus tierras; en vez de ofrecerles proteccion y hospitalidad, les salieron al encuentro, y trabándose un reñido combate. Exasperados los príncipes de tener que luchar con los hombres, despues de haber escapado como por milagro de la furia de los elementos, y resueltos a vender caro sus vidas; se batiron como leones y fueron victoriosos. Y para ponerse al abrigo de otros encuentros mas serios, que no se hicieron esperar mucho, edificaron una torre. Pero cansados de ataques, refriegas y escaramuzas que á ningun resultado decisivo conducian, llamaron á sus enemigos á batalla singular, proponiéndoles salir los dos, uno despues de otro, contra los mas intrépidos y valientes de sus guerreros. Admitido el desafío, el primero de los príncipes que salió al campo dió muerte á siete de sus enemigos. Atónitos estos y atemorizados al ver en sus adversarios tanta bravura y valentía, pidiéronles la paz invitándoles á vivir todos en lo sucesivo como buenos amigos y fieles aliados, cuyas proposiciones fueron favorablemente acogidas por los príncipes. Y desde entonces, cuando salia en público el que habia dado muerte á los siete, le designaban exclamando: Ecce qui occidil SEPTEN*. Y de esta última palabra dicen que se formó el nombre Septiem**, que se dió a la mencionada torre y se transmitió despues al pueblo, que con el tiempo se levantó alrededor y al noble linaje de Septiem, descendientes de los expresados príncipes y antiguo señor de dicho pueblo. Una rama del ilustre linaje Septiem emparentó desde muy antiguo con la casa de Salazar, y tuvo por solar la torre de Rubayo, de la cual procedieron muchos eminentes varones conocidos con los apellidos reunidos de Septiem-Salazar, entre los cual es ocupa un lugar distinguido Don Juan Septiem-Salazar, caballero de la ínclita órden de San Juan de Jerusalén, que mandó las galeras de Malta.
Las armas de Septiem son: Escudo cortado de dos; el 1o. de azur con el sol y siete estrellas de oro y la luna de plata; el 2o. de oro y un castillo sumado de una gaviota, en la puerta un guerrero armado de piés a cabeza, detenido por un brazo que sale de dentro del castillo; el 3o. de sinople y dos cabras o zorras entre unos helechos; orla de gules cargada de siete cabezas de hombre.

*Es decir “Ved al que dió muerte á siete”
**Las palabras Septiem, Septien y Setien, se consideran como variantes de un mismo nombre.

Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo II, página 113, Num. 838
Madrid, 1857.

paypal_butt_big2