Select Page

Don Julio de Atienza, en su Nobiliario Español, nos presenta a Almansa y Almanza como un mismo apellido, nos dice que pertenecieron a los  marqueses de Alcañices, además menciona como lugar de origen la villa de Almanza en León, en esto hace diferencia con lo expresado por don Francisco Piferrer, y el escudo que presenta tiene algunas similitudes con el que nos ofrece don Francisco.

ALMANSA

Almansa.  En el reino de Murcia está la villa de Almansa, tan antigua, que segun acreditados autores existia ya en tiempos de los romanos con el nombre de Almantica. Y cuando acaeció la infausta invasion de nuestra patria por los agarenos, uno de los principales caballeros de Almansa, para no caer bajo su ominoso yugo, se retiró a las montañas de Galicia, donde fué conocido con el nombre de la villa de su procedencia, y se distinguió entre los mas animosos é intrépidos capitanes del invicto Don Pelayo. Sus descendientes emparentaron con lo mas florido de nobleza de España, particularmente con la casa del conde Don Froila Diaz, descendiente de los reyes de Leon, por lo cual se lee en algunos autores que la casa de Almansa desciende de los reyes de Leon por el espresado conde Froila.
“El linage de Almansa, dice el maestro Fray Gerónimo de Castro y Castillo, es muy ilustre, antiguo y conocido en estos reinos: traen su origen del conde Don Froila Diaz, descendiente de los reyes de Leon, de quien descendió Luis Almansa, señor del estado de Alcañices, que hoy gozan sus descendientes de título de marques de Alcañices, cuyo refran en Castilla es muy sabido, que dice: Lanza por lanza, la de Luis Almansa, por el mucho valor que tenia en la órden militar, de cuyo apellido hay en estos reinos muchos que gozan de conocida nobleza.”
Entre los numerosos solares que fundaron los hijos de la ilustre y antigua casa de Almansa, fué de los principales uno que poseyó en las montañas de Burgos Don Juan de Almansa, primo del condestable Don Bernardino Fernandez de Velasco, á quien reconoce por tronco y principal ascediente la casa de los duques de Frias.
Pasó el espresado Don Juan de Almansa con dos hijos suyos á pelear contra los moros, bajo las banderas del glorioso rey San Fernando, distinguiéndose los tres por su denuedo y valentía en muchos encuentros y batallas, y particularmente en la toma de Almería, donde tuvieron rico heredamiento, por lo cual se establecieron en dicha ciudad, fundando en ella su casa solar, que por largo tiempo subsistió en todo su esplendor, gozando pacíficamente sus hijos y descendientes de todas las preeminencias y distinciones que les habian legado  sus preclaros progenitores. Llegó sin embargo el dia en que perdiendo de vista sus conciudadanos, ó aparentando perder de vista el origen de su notoria hidalguía de sangre, se la disputaron, obligándoles á litigarla, litigio que sirvió para dar realce y poner mas en relieve los eminentes servicio que habian prestado al Estado sus esclarecidos ascendientes, logrando ser declarados hijos-dalgo notorios en posesion y propiedad por la real cancillería de Granada y real carta ejecutoria, librada por la misma en el año 1552.
Don Juan de Almansa, hijo de esta ilustre casa , fué familiar del Santo Oficio de la inquisicion de Granada, honorífico y difícil empleo que ejerció con grave riesgo por espacio de ocho años entre los infieles, quienes al fin le dieron muerte en el año 1568, sufriéndola con admirable valor y resignacion, por lo cual fué considerado, segun Diego de Mendoza, como uno de los mas heróicos mártires de Alpujarras.
Don francisco de  Almansa, sobrino del antecedente, fué tambien poblador de Almería, donde se estableció y vivió. Obtuvo el mismo empleo que su tio, sirviéndole algunos años. Dejó por hijo á
Don José Almansa, quien ocupó los empleos y dignidades correspondientes á la clase de nobles. Fué el primero que tuvo la tenencia del castillo de Tavernas, habiendo hecho antes pleito homenage como hijo-dalgo en manos del veedor de Almería Don Juan Morera.
Su hijo Don Baltasar de Almansa fué regidor perpétuo de Almería, caballero principalísimo, a quien el rey Don Felipe IV hizo merced en 1664 del castillo de San Pedro de aquella ciudad por juro de heredad, para sí, sus hijos y sucesores, con jurisdiccion civil y criminal, en atencion á sus distinguidas sircunstancias. Estuvo casado con doña Gerónima Solis, y en union de esta señora fundó mayorazgo de varios bienes, poniendo en primer término la alcaldía del castillo de San Pedro. Fueron hermanos de Don Baltasar de Almansa, Don Luis, canónigo dignidad de arcediano y colegial en el Real de Santa Catalina Mártir, universidad de Granada; Don Ignacio, canónigo y dignidad de maestrescuela, y Don Francisco, tambien canónigo. Los dos primeros fueron gobernadores del obispado.
Sucedió en el mayorazgo fundado por Don Baltazar su hijo, que llevó el mismo nombre. Sirvió la alcaldía y poco despues, renunciando a todos sus cargos, abrazó el estado eclesiástico y fué canónigo dignidad mestrascuela de la catedral de Almería, y en |707 le nombró la inquisicion de Granada su comisario titular.
Don Baltasar de Almansa, hijo del anterior, desempeñó tambien el cargo de alcaide del castillo de San Pedro, y fué colegial mayor de Cuenca en la universidad de Salamanca. Don Fernando de Almansa, hermano de este Don Baltasar, fué capellan de S. M. de la real capilla de los Reyes Nuevos de Toledo.
Fué tambien  hermano de Don Baltasar, Don Luis de Almansa, que le sucedió en la alcaldía del referido castillo, y prestó señalados servicios a S. M. en las jornadas de Elche y Valencia y en el armamento de una fragata de guerra que levantó á su costa.
Don José de Almansa, regidor perpetuo de Almería, fué también gobernador del castillo de San Pedro de Almería.
Don Miguel de Almansa, hijo primogénito del anterior, sucedió en esta casa y mayorazgo: y en premio y recompensa de los eminentes servicios prestados al Estado por sus ilustres ascendientes, en el año 1773, el rey le hizo título de Castilla con la denominacion de vizconde del castillo de Almansa, para si, sus hijos y sucesores.
Las armas que señala Lopez de haro á la casa de Enriquez de Almansa son: Escudo cortinado; el 1o. y el 2o. de gules y castillo de oro; el 3o. de plata y leon de gules coronado de oro; bordura de plata y ocho arminios de sable.

Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo IV, página 108, Num. 1708
Madrid, 1857.

paypal_butt_big2