GONZAGA

Gonzaga. Casa muy poderosa, ilustre y antigua de Italia, enlazada con muchas de las más nobles de España, principalmente con la de Lara, por el casamiento en el año 1646 de Don Vespasiano Gonzaga, gentil-hombre de la cámara del príncipe Don Baltazar, y después duque soberano de Guastala, príncipe del imperio, gentil-hombre de cámara en ejercicio de los reyes Don Felipe y Don Carlos III, grande de España, virey de Navarra, capitán general del mar Océano y costas de Andalucía, etc.; con Doña María Manrique de Lara, condesa de Paredes, señora de Bienservida, Villa-Palacios, Villaverde, etc. La grandeza y explendor de la casa de Gonzaga empezó en el siglo XI, desde cuya época han salido de su seno muchos y muy esclarecidos varones, que han brillado en los más importantes cargos y en las más elevadas dignidades eclesiásticas y civiles, políticas y militares, sin excluir la sublime dignidad de soberanía. En 1328, Luis de Gonzaga venció á Pasarino Bonacosi, tirano de Mantua, y desde entonces hasta el año 1708 ha reinado en dicha ciudad la casa de Gonzaga. En 1495 Roma, España, Venecia y Milan, dieron unánimamente el mando de sus tropas, reunidas contra el rey de Francia Carlos VIII, á Juan Francisco de Gonzaga, marqués de Mantua. En la dignidad cardenalicia se distinguió Hércules de Gonzga, que en 1563 fué enviado al concilio de Trento en calidad de legado de la Santa Sede. En 1591 entró en la Compañía de Jesús Luis de Gonzaga, que murió a la prematura edad de 23 años, y en tan corta y veloz carrera, sus virtudes y edificante piedad le elevearon al número de los santos: fué beatificado por Gregorio XV en 1621, y canonizado en 1726 por Benedicto XIII. María Luisa de Gonzaga, que nació en 1612, casó en 1645 con Wladislao, rey de Polonia; y su hermana Ana de Gonzaga, que nació en 1616, conocida despues con el nombre de Princesa Palatina, célebre por su hermosura y no menos por su talento y preclaras virtudes, casó con el príncipe Eduardo, conde palatino, hijo de Federico V, duque de Baviera.
Las armas de Gonzaga son: Escudo de plata y cruz de paté de gules, acompañada de cuatro águilas de sable; sobre el todo escusón cuartelado; 1o. y 4o. de gules y un león de oro; 2o. y 3o. de este metal y tres fajas de sable.

Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo II, página 230, Num. 1024
Madrid, 1857.