DARDALLA

Dardalla. La familia que lleva este apellido Dardalla desciende de la muy noble y esclarecida que tiene su origen en la villa  de Barace, en el obispado de Sahona, república de Génova, en cuyo punto desde tiempo inmemorial desempeñaron los caballeros de este linaje los más honoríficos cargos como descendientes de la más esclarecida nobleza, siendo por lo tanto priores del consejo, oficiales de pósito, fieles ejecutores, síndicos y capitanes de su milicia.
Por los años 1600, uno de los hijos de este noble linaje genovés vino a España y establecióse en la ciudad de Alicante, de donde sus descendientes pasaron a la de Murcia, donde fueron recibidos en el estado de hijos-dalgo por serlo no solo de sangre, sino de casa y solar conocidos; y como tales desempeñaron los cargos correspondientes, obteniendo una regiduría perpétua que poseía en 1738 Don Marteo Dardalla, como nieto de Don Francisco Dardalla, ambos descendientes por linea de varón de la ilustre familia de este apellido, oriunda de Barace, así como el capitán Don Juan Francisco Dardalla, que sirvió como alférz en Flandes en los ejércitos de Felipe IV, siendo después jurado y capitán comandante de las  milicias de Murcia, distinguiéndose en la defensa de dicha ciudad.
Las armas de esta familia son: Escudo de azur y un león rapante, teniendo en su mano derecha tres flechas o dardos de plata.

Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España
Por D. Francisco Piferrer
Tomo III, página 131, Num. 1290
Madrid, 1857.