Select Page

Existe la versión de que este apellido se originó cuando a determinado señor feudal, tuviera el nombre que tuviera, los villanos, es decir el pueblo llano, al referirse a él lo llamaban “el Señor del Castillo”, debido a la clase de vivienda donde el noble vivía.
    En el  Nobiliario Español de don Julio de  Atienza, se tiene a este apellido por castellano, de las montañas de Santander, desde donde se extendió por toda la Península e Islas Canarias. Don Carlos II  concedió, en  7 de septiembre de 1699, el título de Marqués  de  Villadarias  a  don  Francisco  Castillo y  Fajardo; Grandeza de España en 1a. clase, en 7 de septiembre de 1760, a don Juan del Castillo Fajardo y Veintimilla, Marqués de Villadarias. Doña Mariana del Castillo y Escalera fué creada Condesa de  Villaverde la Alta en 18 de diciembre de 1757. Don Francisco Pascual Castillo e Izco fué creado Marqués de Jura Real en 16 de noviembre de 1760. Don Rodrigo del Castillo y Torre fué creado Marqués de Casa Castillo en 3 de marzo de 1761. Don Fernando del Castillo y Ruiz de Vergara Conde de la Vega Grande de Guadalupe en 23 de septiembre de 1777. Don Ignacio María de Castillo y Gil de la Torre fué creado Conde de Bilbao, con Grandeza de España, en 17 de septiembre de 1887.
    Sus armas: En campo de gules, un castillo de plata, surmontado de una flor de lis del mismo metal y tapando la puerta del castillo, un árbol de sinople y dos perros atados a su tronco.